Utilización del cáñamo para la construcción como alternativa sostenible

CBD

El cáñamo es una planta de rápido crecimiento y fácil cultivo, por lo que en los últimos años se utiliza de forma recurrente como material ecológico para la construcción.

Las fibras de cáñamo en la actualidad se usan en la construcción, debido a su gran resistencia, flexibilidad, su poder térmico y aislante

Se utiliza como sustituto de la madera en la producción de tablones o paneles aislantes y también como componente principal en ladrillos compactos aplicables en la confección de muros exteriores, interiores y techos, sustituyendo los ladrillos convencionales.

Especialmente el tallo del cáñamo que se compone de fibra y paja, ambos se utilizan para la construcción por sus excelentes cualidades en cuanto a aislamiento térmico. Además está libre de nutrientes para parásitos, lo que ahorra en tratamientos. También tiene grandes ventajas acústicas, térmicas y bioclimáticas. 

El cáñamo como material de construcción es un producto ecológico sin ningún tipo de aditivo nocivo para la salud. Su utilización evita el empleo de materias nocivas para el medio ambiente y sus residuos son fácilmente reciclables. 

Ventajas del cáñamo para la construcción

  • Gran estabilidad 
  • Fácil de aplicar
  • Muy versátil, lo podemos utilizar en paredes, suelos y techos
  • Gran eficiencia energética ya que sus propiedades aislantes le permiten mantener una temperatura estable
  • Buen aislante acústico, evitando la penetración de ruido exterior y  las reverberaciones en el interior de la vivienda.
  • Transpirable, por lo que evita totalmente las condensaciones y formaciones de moho.
  • Sus propiedades mejoran con el tiempo. Gana fuerza y durabilidad
  • Muy resistente a los parásitos ya que el tallo del cáñamo no contiene albúmina
  • Ofrece una gran resistencia al fuego

Los usos saludables del cannabidiol 

A parte de su utilización para la construcción, también tiene otros usos o propiedades beneficiosas para la salud. El cannabidiol o CBD se ha vuelto una tendencia en el mundo del bienestar. 

El producto estrella por excelencia es el aceite de CBD, que durante generaciones ha sido un remedio común en los hogares, gracias a sus propiedades como analgésico, con gran capacidad para controlar el dolor.

El CBD es también muy eficaz para los estados de nerviosismo y ansiedad y para mejorar la higiene del sueño.

Deportistas, personas con enfermedades crónicas, personas con trastornos del estado de ánimo y otro gran número de pacientes ya disponen en España de este principio activo, que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó, en el año 2018, que no produce ningún efecto adictivo ni psicotrópico.

El CBD tiene un efecto analgésico y calmante. Ayuda contra la ansiedad, la depresión y el estrés post-traumático. Y es eficaz para mejorar los síntomas de espasticidad en los pacientes de esclerosis múltiple.